lunes, 18 de noviembre de 2013

La humanidad, patrimonio del flamenco

Hoy se cumplen tres años desde que se designara al flamenco Patrimonio de la Humanidad, un nombramiento que aspiraba a imprimir una difusión mayor del arte jondo y, por ende, más trabajo a los artistas además de que el flamenco llegara a las aulas. Hay que reconocer que es una preciada etiqueta, un marchamo de calidad, pero si hablamos de la consecución de hechos concretos, los retos han sonado por milongas camperas. Aquel 16 de noviembre de 2010 no iba a compás la imagen de muchos políticos que se creían más flamencos que Pastora Pavón . En cambio, quien sí cogió el ritmo esa noche fue un gitano viejo que me dijo con todo el arte del mundo: "Compare, ya tenemos carnet".

Entre tanta parafernalia política que se destilaba en Nairobi, donde la Unesco ejerció su fumata blanca, yo me acordé de los sonidos de la fragua al compás del martillo, de los melismas por los surcos con los cantes camperos al mecido del arado o la trilla, de los barrenos en las minas y los nudillos en los tabancos. De artistas que pasaron calamidades para transmitirnos este inmenso legado, que han soportado la burla de señoritos y vituperios feroces. Me venía a la cabeza la labor de investigadores que se han dejado la piel y su precioso tiempo en este arte, recordaba la flamenquería lorquiana, las largas noches de verano en festivales en los que el churrero echaba la persiana a los cantes. Rememoraba a aficionados cabales, a peñistas que creían y siguen luchando por este arte al que he tenido que defender muchas veces y sacar pecho al parecer un bicho raro por amar una música que catalogan de universal, aunque ya lo es desde hace mucho tiempo. Hace unos días el maestro Fosforito , V Llave de Oro del Cante, me decía que "el flamenco ha estado siempre reconocido en el mundo entero y ha sido de la humanidad sin que lo dijera nadie".

El flamenco siempre fue patrimonio universal porque es algo intrínseco al ser humano y lo seguirá siendo mientras la humanidad continúe sufriendo, riendo y ante todo, sintiendo. Como decía Enrique Morente : "La humanidad es patrimonio del flamenco". No le faltaba razón al genio del Albayzín porque el arte jondo aglutina todos los sentimientos que pueda percibir un ser humano, desde la pena más honda hasta la felicidad más desbordante, desde los soníos negros de las campanas de las seguiriyas hasta el clímax de la guasa que irradia un cante por alegrías.

1.095 DIAS DESPUES ha habido más escaparate que trabajo en la trastienda. Hay que decir un olé a que se haya hecho un congreso internacional sobre la materia así como que el 16 de noviembre ya sea Día del Flamenco. Pero hace tres años Griñán lanzó una promesa por bulerías que sigue echá en el olvío : el flamenco en los colegios. Tres años después hay más cartabón que compás en las aulas. Esperemos que Susana Díaz coja la vereda del arte jondo como corresponde a una presidenta oriunda de El Tardón, el flamenquísimo barrio de Manuel Molina o Chiquetete .

En Extremadura, la reciente apertura del Centro Extremeño del Flamenco traerá mucho soniquete y ya es un foco difusor de la cultura flamenca, bajo la dirección de Paco Zambrano que chanela muchísimo de este arte. Esperemos que no falte el parné y haya muchos jurdeles para tan grata propuesta. Y no estaría fuera de compás que en las clases, además de usar las pizarras digitales, los alumnos y profesores extremeños aprendieran a distinguir unos jaleos de la Marelu de unos fandangos del gitano por excelencia y caballero cien por cien de Badajoz. Así podrán apreciar el flamenco ya que no se puede amar lo que se no conoce.

Artículo publicado el sábado 16 de noviembre en El Periódico Extremadura: http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/sociedad/antonio-alcantara-humanidad-patrimonio-del-flamenco_769319.html

lunes, 23 de septiembre de 2013

Amor de madre

Los hay desde las más impensables figuras como una máquina de coser en la espalda hasta los más 'freaks' como el logo de la película de Jurassic Park. Pero el primer tatuaje que conservo en el baúl de mi memoria es ese lema universal: 'Amor de madre'. En un antebrazo curtido y enrojecido por la canícula, ese austero gráfico confería dureza y más si se había hecho en la mili con aguja y tinta china. También recuerdo el ancla tatuada en el brazo de Popeye. Este símbolo, no sólo lo llevaba este devorador de espinacas, sino el 90% de los marineros con un objetivo utilitario: identificar a un marino ahogado. Otros se lo hacían por la esperanza de permanecer anclados a la vida. Pero eran otros tiempos en los que el tatuaje estaba asociado a las clases más desfavorecidas y en las que la tinta china nos sonaba tan lejana como su adjetivo oriental.

El contexto social es diferente y las marcas sobre la piel han dejado de ser peyorativas. De hecho, una de cada diez personas lleva alguno. Y en la moda del culto epidérmico prima más el amor al hijo que a la madre. Angelina Jolie tiene un recuerdo de sus niños así como Beckham que suma 32 tatuajes. Y es que los futbolistas son muy aficionados a bordarse la piel de grafías. De hecho, algunos entrenadores le piden tantos goles por temporada como tatuajes tienen en su cuerpo.
Otros optan por tintarse el nombre de su amada y hay casos en los que meses después les gustaría hacer una mitosis con su brazo por adúlteras causas. A otros, como decía esa canción de los Mojinos Escozíos, les falta espacio por tanto afán de plagarse de inscripciones, con tantos dibujos que parecen ofidios con patas. Aunque cada uno es libre de hacer lo que le plazca con la república independiente de su pellejo. Los hay también sensuales e incluso deseados como el 'Lucky You' del costado de Scarlett Johansson, aficionada a los tatuajes tan raros como el nombre de su tatuador, el envidiado Fuzi Uvptk. Y no me pidan jamás que pronuncie ese apellido porque antes me tatúo 'Amor de madre' en la tabla del pecho; aunque el amor a una madre ya va tatuado en el alma.
**Artículo publicado en El Periódico Extremadura: 

lunes, 17 de junio de 2013

Alfonso Parras: el pintor de la luz

(Reproduzco una entrevista realizada en 2001 cuando aún era más neófito en este mundo del periodismo. Entrevista que fue publicada en Nuevo Camino Viejo en marzo de 2002 como homenaje a Alfonso Parras que nos dejó la semana pasada, aunque la eterna luz de sus cuadros sigue impregnando nuestros paisajes).

Noche fría de diciembre en Megatín, en la casa de un señor bajito, que pasea por su casa con bata, un tipo simpático y con pelo blanco alborotado: Alfonso Parras. Por sus formas sencillas y llanas parece más un humilde campesino que un artista de su categoría. Se siente orgulloso de su casa decorada con preciosas plantas y donde no faltan sus estupendos cuadros. Su estudio desprende un olor característico a pintura y madera. Entre lienzos y bocetos, Parras disfruta hablando de pintura y de su pueblo: Torredelcampo. Posee sentido del humor y entre tapa y tapa, cuenta curiosas anécdotas. A pesar de haber llegado alto, conserva una humildad férrea. Alfonso Parras puede presumir de muchos reconocimientos: Premio Nacional de Pintura en 1959, considerado como el pintor más representativo de la escuela paisajística jiennense por la crítica nacional, en 1982 le fue concedido el “Olivo de Oro” de la ciudad de Jaén, la Gran Enciclopedia de Andalucía le dedica una página, una calle lleva su nombre en Torredelcampo de la que, a pesar de no ser muy conocida, se siente orgulloso “porque la mitad está construida y la otra parte es paisaje”. Ha paseado su arte por todo el mundo y se ha formado en escuelas tan prestigiosas como Roma o París, pero Alfonso no se afana en su propio espejo, sino que camina hacia delante con gran entusiasmo y grandes propósitos disfrutando con lo que más le gusta: pintar.
-         ¿Qué sentimientos, sensaciones o recuerdos experimenta cuando pinta?

Cuando estoy pintando es cuando verdaderamente disfruto. Mi trabajo, al ser creativo, me ilusiona y con él transmito mis sentimientos. Cuando termino un cuadro probablemente deja de tener interés para mí y pienso en hacer otro. Cuando tengo alguna idea en mi mente me busco una tela grande y empiezo a darle manchas de color sobre el lienzo blanco, ya con una intención: buscar la perspectiva aérea. Mi pintura está basada en la luz y en la atmósfera.

-          A lo largo de la historia se han dado muchas definiciones de arte, ¿cómo lo definiría?

El arte es una cosa especial, un don que da Dios, algo que no se puede aprender en la universidad.

-          En su obra hay mucha predilección por los paisajes andaluces, ¿qué encuentra en ellos que le motive especialmente?

La luz de Andalucía y del Mediterráneo es una maravilla. Bajo mi punto de vista en Jaén, en la Alpujarra granadina y Almería se encuentran los pueblos más bonitos de Andalucía con esas tierras tan abigarradas. Al entrar en Jaén cambia la luz. Si vienes desde Córdoba te encuentras con pueblos maravillosos como Alcaudete o Martos. Si, en cambio, entras por Granada está Cambil, Pegalajar, La Guardia y si lo haces por Albacete disfrutas viendo la sierra de Cazorla, Segura y Las Villas. Un paisaje árido y fuerte del que también me he enamorado, debido al contraste tan enorme que presenta, es el de Canarias.
                                  

                                         Alfonso Parras: autorretrato.
-          ¿A qué dedica su tiempo libre?

A la familia y a viajar. También bajo a mi pueblo a ver mis amigos y a beberme mi vinillo (comenta entre risas).

-         Sus lienzos transmiten alegría y vivacidad, ¿son un reflejo de su personalidad?

En la pintura sí. Aunque todavía me cabreo cuando hay algo que no me sale bien.

-         ¿Recuerda alguna anécdota graciosa en su carrera?

Recuerdo dos relacionadas con Torredelcampo. Después de muchísimos años, llego al pueblo y voy a la casa de “Callandico” y me dice: “Alfonsito, ¿todavía sigues con los dibujitos?”. Otra me pasó con Joselón “el Herrero”. Yo no paraba de decirle que a ver cuándo me iba a poner una valla, pero no me hacía caso. Hasta que un día me dijo: “Yo en el verano estoy muy ocupado y no voy a subir al Cagatín pa eso y tú en el invierno te vas por ahí con la mierda de los cuadros”.

-         ¿Con qué corriente pictórica se siente más identificado?

Soy un pintor muy personal y no dependo de los demás. Nunca he querido hacer lo que el otro hace. Soy un pintor impresionista, pero con mi estilo propio, con el que más me identificado es con Alfonso Parras. Hay movimientos pictóricos y pintores que me gustan más que otros. Me encanta el impresionismo español, sobre todo Sorolla. Yo he estudiado toda la historia del arte desde los primitivos italianos hasta los impresionistas.

-           ¿Tiene predilección por algún cuadro que haya pintado?

No tengo especial predilección por ninguno. Todos son hijos míos y de unos tengo mejores recuerdos que otros. Mi pintura no es un cuadro, es un conjunto, una trayectoria. No me baso en una obra, una es continuación de otra.

-         Ha viajado por muchos países y ha conocido culturas diferentes, ¿qué piensa de la situación actual del mundo?

El otro día comentaba con un señor: “O el mundo se ha vuelto loco o el loco soy yo”. No entiendo este mundo tan violento, ni a Bin Laden ni a Bush que se está vengando ahora. Tampoco comprendo a ETA. Yo me mantengo al margen de todo eso, no pertenezco a ningún partido político. Soy católico, pero sobre todo soy torrecampeño.

-         Y hablando del pueblo, ¿qué es lo que más le gusta de Torredelcampo?

Me encanta el paisaje con ese mar de olivas que tenemos, aunque me gusta más el paisanaje, el carácter de su gente.

-         ¿Cree que es profeta en su tierra?
No (rotundo). Están reclamando hacerme un homenaje en Granada y me han dedicado dos páginas enteras en mi última exposición en la ciudad de la Alhambra. En cambio, en Jaén nada. Es que como hay tan grandes artistas, puede que yo no lo sea tanto (comenta con ironía). Yo he creado la escuela de paisajismo jiennense que es mía y de mi pueblo.
Ojalá nos siga iluminando con la luz de su pintura durante mucho tiempo.

lunes, 25 de febrero de 2013

Políticos de pelotas


A pesar de este redondo titular, no voy a hablar de los trepas que merodean por los partidos políticos con pretensiones alcistas o de los que doran la píldora a sus líderes para conseguir un puesto en la Corte o formar parte de la ansiada cohorte parlamentaria. Estos especímenes son como las meigas: haberlos, haylos. Pero no escribo sobre los arribistas, sino de política de pelotas en el sentido literal del término. Ha habido incursiones de ex futbolistas en el área política como las de los arietes Bebeto y Romario que fueron rivales en los comicios brasileños optando a una plaza de diputado federal en Río. O la gran gacela liberiana, George Weah, que colgó las botas por las urnas. Un caso más reciente y rocambolesco es el de Salva Ballesta, vetado por el Celta por motivos ideológicos.

El balompié está presente en los debates políticos extremeños. Hasta Mourinho ha acudido a la tribuna de la Asamblea cuando en el último pleno del 2012 calificaron al portavoz socialista, Valentín García , como el Mou del PSOE mientras que a Fernández Vara lo acusan de practicar "el buenismo", más en la línea de Pep. Un Mourinho, por cierto, al que si Florentino le quita su escaño se llevaría, en blanco, casi lo mismo que Bárcenas tenía en Suiza. Nunca las derrotas fueron tan caras.

La política y el fútbol tienen muchas similitudes: recortes, tijeras (de moda en el terrenos político), zancadillas, descensos, ceses o desmarques. Desmarque del que hablaba precisamente la semana pasada el vicesecretario de Organización del PP, Juan Parejo , que criticó a Vara por "salirse por la tangente" del pacto al que habían llegado los tres grupos con el presidente del Parlamento, Fernando Manzano , para publicar las declaraciones de la renta de los parlamentarios.

Diputados que usan en sus discursos el regate corto, una de las expresiones preferidas de Vara y del presidente Monago quienes, a pesar de sus diferencias, comparten la pasión blaugrana. Ojalá rompan el catenaccio de la política Pablo Alborán basada en el "y tú, y tú" y jueguen en el mismo equipo cuando traten temas más trascendentales por el bien de la región.

El que rehúye de la simpatía habitual por culés o merengues es Pedro Escobar, que siente una gran afinidad por el Betis. Un líder de IU al que una mayoría de sus compañeros acusan de venirse al centro y le piden que se escore a la banda izquierda como hiciera Rafael Gordillo. Con el gran extremo de Almendralejo no llegó a compartir pachanga, pero Escobar presume de haber jugado partidillos con dos míticos jugadores béticos como Quino y el pacense Pachón.

Los políticos deberían hacer más tiki-taka con el erario público, dejar las tijeras para los delanteros y practicar el fair play en la Cámara extremeña. Por cierto, un juego limpio que deberían llevar por bandera también Monterde y Plaza en sus elecciones a la Federación Extremeña de Fútbol, ya que parecen haberse impregnado de las actitudes más zafias del mundo de la política.


martes, 22 de enero de 2013

De la tribuna al Twitter


La tribuna de la Asamblea, ese atril del "templo de la palabra" en el que los diputados exponen sus discursos tiene un serio competidor. Muchos políticos extremeños complementan "ese callejón de suertes" llamado palabra, como diría Benedetti, con la tablet y lanzan píldoras condensadas o ideas que vuelan fugaces en el pico de ese estornino que gravita por el universo Twitter.

Los parlamentarios ya no esperan a las sesiones plenarias para exponer sus argumentos o críticas, sino que las ofrecen a cualquier hora del día sin dejar un respiro a ese pajarillo virtual. Algunos se enredan, nunca mejor dicho, en discusiones previas a los plenos como el socialista @CesarJRamos que calentaba el ambiente con menciones al diputado de IU @VictorMCasco para que su grupo apoyase la propuesta del PSOE que pedía transparencia en las cuentas públicas. El parlamentario de la coalición acusó al socialista de ser el Doctor Jekyll en la tribuna y Mr. Hyde en Twitter. El "compañero de pupitre" de Casco en la Asamblea, @PedroEscobarExt tiene su muro abandonado desde mayo aunque eso no es óbice para que cuente con 2.354 seguidores. Casi diez veces más tiene el secretario del PSOE, @GFVara, que escribe 'tuits' diarios, algunos críticos con acciones emprendidas por el presidente @JAMonago que cerró su cuenta de Twitter porque lo considera un "pudridero de enfermos", como dijo ayer en la entrevista a EL PERIODICO.

Los hay que no dejan títere con cabeza como @ManoloSosaIU que lanza dardos envenenados ya sea contra Bárcenas o su propio partido. Y quien tampoco titubea con la autocrítica a los suyos es la exministra de Vivienda, @matrujil, que tiene un muro sólido lleno de ladrillos en forma de tuits, algunos muy polémicos como "el que tenga deudas que las pague", en referencia, según entendieron los tuiteros, a los desahuciados. Algunos lo usan para mostrar sus intenciones guerreras como el diputado @jorgeamadob que anuncia "que van a seguir dando caña en el pleno". O el consejero de Salud @LAHCarron que informa de la inauguración del Hospital de Llerena mientras un tuitero le reprocha que Zafra espera otro centro hospitalario.

Twitter, esa tribuna virtual, la vida en pocas líneas, otra arma usada para la más burda pellejería política o para recoger ideas brillantes. Una red que gusta a muchos políticos y también a los periodistas que muchas veces estaríamos encantados de que nos resumiesen en 140 caracteres algunas intervenciones estériles o churriguerescas y que se centren en #másempleo o #fincrisis. Espero los retuits en forma de esfuerzo de los políticos para que estos hashtags se conviertan en Trending Topic en Extremadura. Si el #trabajo llega a publicarse en el muro de muchos extremeños, habrá que brindar un #FF a los diputados, pero si la situación no cambia seguirán cosechando muchos unfollowers.


sábado, 19 de enero de 2013

Los bolcheviques extremeños

Todas las corrientes y cismas de Izquierda Unida Extremadura quieren ser bolcheviques. No se asusten, no me refiero a que los miembros de IU compartan las ideas del ala más radical del Partido Obrero Socialdemócrata ruso, comandado por Lenin .
Buscan el bolchevismo en el sentido etimológico del término: ser la mayoría. Con diversos argumentos, tanto la corriente crítica de Margarita González-Jubete como los afines al líder regional Pedro Escobar , usan con vehemencia esta palabra que Vladimir Ilich Ulianov llevaba por bandera. Rehúyen del menchevismo, de conformarse con ser la minoría.
La edil cacereña escogió el término mayoría para denominar a su corriente crítica mientras que Escobar se la atribuía basándose en el éxito de las cifras de su reelección con el 71% de los votos de los delegados. Si nos atenemos a los datos, Escobar y sus seguidores serían los bolcheviques extremeños, los representantes de la mayoría. Al igual que en Rusia en 1912, la escisión entre las dos corrientes es evidente, pero ya sean bolcheviques o mencheviques, mayorías o minorías, IU Extremadura es un auténtico experimento político. Denostado por muchos que ven bizarre que permita gobernar al PP, porque son "como el agua y el aceite", según Diego Valderas, IU tomó la decisión que dictaminó la mayoría de sus militantes tras un resultado electoral "envenenado". Escobar escuchó a las bases antes que al Olimpo, sede del Soviet Supremo en Madrid.
Pero no solo desde la capital del reino llegan las voces discrepantes, también resuenan en la región. La última es la de Manuel Sosa que tras no continuar al frente de la Cexma va a acudir a la comisión de garantías y control federal a pedir amparo. Pulsos internos que tensan cada vez más el partido y discrepancias que liman los soviets castúos. A pesar de la imagen conflictiva que pueda dar la coalición, los militantes de otros partidos podrían tomar ejemplo y alejarse del 'borreguismo' e idolatría a su líder. La democracia debe reinar también a nivel interno.
Son múltiples los fuegos que Escobar tendrá que apagar este año. A pesar de los órdagos que le lanzan desde Madrid, el líder regional sigue al frente con paso firme excepto cuando se le cruza algún mastín o ciervo por ese "empeño que tiene de acabar con la fauna", como bromea su camarada Alejandro Nogales .
IU sigue teniendo la llave del gobierno y luchará por frenar la refinería y los recortes e implantar la renta básica. Esa prestación, para al menos 3.500 familias, es el gran reto de la coalición y ha dejado claro que si Monago incumple su promesa "lo descabalgaremos", aseguró Escobar en la SER. De momento, este incipiente año ha empezado con una entente cordiale entre PSOE e IU que ha apoyado dos propuestas socialistas para garantizar la ayuda a domicilio y más transparencia (o glásnost como diría Gorbachov ) en las cuentas públicas. Y es que aunque los tres diputados de IU sean una minoría en la cámara autonómica, sus decisiones no son un espectro como en otros tiempos, son claves para la mayoría de los extremeños.