sábado, 23 de abril de 2011

Nunca Rajoy 'manque gane'

Me resulta indignante y a la vez paradójico que un derrotista y derrotado, un político que ha perdido dos veces las elecciones, que no gana ni en el póquer, deplore el 'viva er Beti manque pierda'. Señor Rajoy, usted es el que más se debe a esa filosofía porque si no le hubieran dado más oportunidades después de 2004 se hubiera ido a por tabaco. Ahora se ve ganador, se siente victorioso, pero si algún día gobierna este país (Dios nos coja confesaos) no será por sus méritos porque su política se basa en el desprecio. Es usted un político de Primera Regional, y la palabra Betis se afea en su silbante boca. No toque la camiseta verdiblanca, quédese con sus trajes o que se los presten sus compañeros.

Siga la doctrina de su amigo Florentino, el todo vale por el poderoso caballero don dinero, que el Betis seguirá comiendo tortilla y a mucha honra. El Betis ha sido paradigma de muchas cosas, pero nunca de la rancia derecha española, las gaviotas no sobrevuelan el Villamarín. El 'manquepierda' no es derrotista ni conformista, es una filosofía fiel que representa la fe en un equipo, la creencia en unas ideas. Pero claro, esos conceptos les quedan lejanos. Las ideas están condenadas al ostracismo en su programa político que se mueve al son del doblón, al compás de sus colegas Paquito 'El Trajes' y Dolores 'La Bien Pagá'. Con sus declaraciones ofende también al pueblo que, excepto los que comen de un carnet, nunca concede un cheque en blanco a ningún partido. El pueblo es sabio (aunque a usted le cueste creerlo) y sabe castigar a los políticos. Que se lo digan a usted en 2004 con su estratagema de engañar a España acusando a ETA de la masacre de Atocha para intentar maquillar su incursión injustificada en Irak.

En fin, si usted mantuviera la fe, la creencia en la política y las ganas de ayudar al pueblo como los béticos en su equipo otro gallo nos cantaría. Siga así, señor Rajoy, porque cuando usted juegue en casa siempre habrá un dos en mi quiniela.