domingo, 14 de septiembre de 2014

La Virgen de la Hoz



La vida está llena de contrastes, de momentos antitéticos que enriquecen nuestro discurrir. Esta imagen captada con el móvil de mi padre durante una procesión en mi pueblo podría ser un claro ejemplo de esos claroscuros vitales. Y utilizo el condicional porque a pesar de que la instantánea nos impacte e incluso llegue a provocar hilaridad, creo que el origen de esa dicotomía a priori irreconciliable de los términos religión-comunismo no está tan alejada. Todos conocemos la teoría marxista de que la religión es el opio del pueblo y sabemos de la fobia de la iglesia católica por el comunismo. Quizá a ambos no les falte razón aunque si atendemos al atavismo del catolicismo y el comunismo creo que están bastante imbricados. ¿Acaso no fue Jesucristo el primer comunista? ¿Acaso el morir en la cruz por su pueblo no es el acto más comunista de la historia? Muchos gerifaltes de la Iglesia consideran esta teoría absurda quizás porque ellos tan alejados de la génesis y valores del comunismo. Se obsesionan con el símil Jesucristo – Stalin, ¿acaso ese loco ruso representa el origen de esta corriente?
Los ideólogos crean teorías que podrían ser válidas hasta que los torpes discípulos se encargan de desvirtuarlas. El comunismo en sí, aunque totalmente utópico, es una idea que puede funcionar en un grupo reducido hasta que la avaricia del hombre acaba por romperlo. La mezquindad o la falta de escrúpulos de dictadores como Stalin o el amigo norcoreano para no irnos tan lejos en el tiempo.
Así sucede también con el catolicismo ya que los valores de la religión católica que promulgó Jesucristo son los más justos y los que más abogan por un reparto de la riqueza entre los más desfavorecidos. El problema son los inquisidores y talibanes católicos (que también los hubo) que llegaron después y se empeñaron en contradecir la doctrina. O los que llevan cruces de oro y predican la pobreza esos mismos son los miembros del sanedrín que en su día se cargaron a Jesús. O los que en su vida llevan por bandera la avaricia y expían sus pecados cargando con un paso en marzo. Qué difícil es ser consecuente con los demás e incluso con uno mismo. Y es que quedan pocos como Jesús que prediquen con el ejemplo. Y a los que hay como el padre Miguel, que se jugó la vida por ayudar a los demás, vaya desde aquí mi más sincera admiración y respeto. Si todos fueran como él, hasta un servidor se pensaría hacerse católico. 
Espero que no me lea Fray Emilio Bocanegra porque si no las llamas de mi hoguera podrían llegar al cielo.    
Si empecé con una foto de mi padre acabo con unos versos gongorinos suyos:
Que predique con ejemplo
todo aquel que vaya al templo,
 bien puede ser. 

Más que por comulgar
quede libre de pecar,
no puede ser.

2 comentarios:

  1. Hola Antonio. ¡Ay que ver que me cuesta entenderte, mijo!
    No quería comentar nada sobre este artículo porque sinceramente no se si lo he entendido. Dicen que no se debe hablar en público ni de religión ni de política porque siempre se acaba discutiendo. Creo que pasa exactamente igual con el fútbol.
    Imagino que yo debo catalogarme como católica cristiana aunque no lo practique. No voy a misa los domingos, no comulgo ni confieso en la iglesia, no estoy de acuerdo con todo lo que dicen los “curas”. No me he leído la Biblia (únicamente los pasajes que nos mandaban en el cole).
    No la entiendo, está llena de metáforas, que cada uno las interpreta como le da la gana, y la Biblia no dejará de ser un libro que escribió algún 'hombre', traducida a todos los idiomas habidos y por haber, que seguramente esté tan distorsionada como la religión, que promulgó Jesús, de la que hablas. Aun así, mis hijos están bautizados y han tomado la 1ª Comunión. ¿Por costumbre? ¿Por qué nuestros padres nos educaron influidos por una sociedad que ha cambiado vertiginosamente? Pues no lo sé. Tampoco es que le de mucha importancia.
    Sí que pienso que todo ser humano debe tener unos valores morales hacia los demás, de respeto, de agradecimiento, de reconocimiento, de ayuda, etc, y supongo que eso estará presente en todas las religiones y su palabra, otra cosa es la interpretación que hagan los hombres de ella.
    Esa es nuestra gran labor, con o sin libro de por medio; que nuestros hijos sean mejores personas que nosotros.
    ¿Que este mundo está muy mal repartido y unos tienen mucho y otros no tienen nada? Pues no lo enseñan por televisión un día sí y otro también. ¿Quien hizo la Ley, hizo la trampa? Desde la base de la pirámide, es eso precisamente lo que parece. A los que están arriba les da vértigo mirar hacia abajo. No les conviene mirar hacia abajo porque entonces nos verían.

    Pero no he entrado en el blog para comentar, es que me pico yo sola, yo quería hacerte una petición y no sabía como comunicarme contigo.
    ¿Sería posible que nos hicieras una pequeña investigación sobre que es lo que ha pasado con el Puente Romano de Alcántara? ¿O quizás ya no es conveniente? ¿Tú que piensas? ¿Merece la pena o mejor dejarlo así? Sé con total seguridad que se ha trabajado muchísimo por conseguir ese galardón. Que quizás, y ójala sea así, ese sea el primer paso para lograr un reconocimiento, como es “Patrimonio de la Humanidad” para nuestro majestuoso Puente.
    Ahora mismo se oyen comentarios de todo tipo. Nadie sabe a ciencia cierta porque Repsol ha tomado la decisión de compartir el premio al haber superado un número de votos, cuando esa cláusula no estaba registrada en las bases del concurso, o eso dicen.
    En fin, que hay muchas dudas al respecto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Loli, gracias por leerme y por comentar y expresar tu opinión. Con respecto a lo del puente de Alcántara, llama si quieres mañana al 924 31 57 59 y lo hablamos. Un saludo.

    ResponderEliminar