martes, 8 de noviembre de 2011

Nos quieren camelar

La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos (Louis Dumur)

Después de lo visto hace un rato en ese debate estéril no sé si plastificar mi cartilla del paro o pedir la extradición a Plutón. Sólo he contemplado perspectivas de futuro abstractas (como esos voraces mercados) mientras que los hipotecados y parados seguirán siendo concretos. Está claro, una vez más nos quieren camelar, pero cada año lo tienen más difícil porque no ponen nada nuevo sobre la mesa. Rubalcaba estaba maniatado, condenado al fracaso, con menos futuro que Belén Esteban en Cifras y Letras. Ha mentido cuando ha negado que el gobierno diera dinero a los bancos, ha estado dubitativo y demasiado pendiente del programa electoral de Rajoy. Aunque Alfredo sólo podía patalear después del roto que ha hecho su partido y se ha defendido como ha podido aunque estaba más nervioso de lo habitual. Si Pablo Iglesias levantara la cabeza les daría más puños que rosas a estos socialistas de pacotilla.

Rajoy lo tenía todo ganado de antemano, pero una vez más ha demostrado sus pocas mimbres políticas. Ha dejado claro sus grandes conocimientos sobre geografía al ubicar Constantina y Cazalla en la sierra de Cádiz, aunque al menos ha constatado que sabe leer muy bien. Lo mismo tras el 20-N con la nueva disposición geográfica de Marianico 'el corto' me doy cuenta que vine al mundo en la provincia de Málaga . En ese momento, Rubalcaba lo ha tenido a su merced para propinarle un buen gancho político, pero no lo ha hecho por falta de reflejos o porque, quizás, tampoco lo sabía. ¡Qué dos genios!

El gallego ha pegado otro patinazo, que no creo que sea deliberado, al confundir a su rival con Rodríguez Zapatero, al que le debe mucho porque le ha servido en bandeja la presidencia del gobierno, ya que Rajoy no ganará las elecciones, las perderá el PSOE. Los socialistas han sellado su derrota cuando la estrategia de Rubalcaba parecía más encaminada a impedir la mayoría absoluta de su rival. El debate ha sido insulso, encorsetado, con un moderador que parecía más un holograma que un periodista y que ha querido tirarse el pegote al dar la bienvenida a los italianos y portugueses cuando ambos países tenían sus traductores durante toda la retransmisión. He visto debates con más chicha en bares de Triana discutiendo sobre el Sevilla y el Betis. Las propuestas, nulas, muy difusas y la oratoria no ha sido precisamente la de Cicerón.



Este debate era un partido con un 0-0 de antemano, aunque hubiera durado dos horas nadie habría ganado porque la mentira no puede nunca derrocar a la inteligencia de un pueblo. Saben tocar y tocar, marear la perdiz en el centro del campo y su gran habilidad es echar balones fuera. Nunca están en el banquillo y siempre son convocados, ya que no sufren el ostracismo del desempleo ni el azote de la banca. Una derrota en el debate no les dejará nunca en fuera de juego. En cambio, muchos de nosotros estamos con las botas colgadas y desencantados con tanto camelo político. Mi tocayo de apellido, el gran escritor Manuel Alcántara, lo definía hoy a la perfección en su columna de Ideal: “¿Qué le importa a mucha gente quién resulte ganador si lo único que tiene aseguradas son las pérdidas?”.

Rubalcaba prometía y prometía, promesas y más promesas que no valen nada como dirían 'Los Piratas' (los del grupo musical, eh). Rajoy prometía menos, pero escondía más y se escudaba en el paro. Como joven y trabajador del desempleo me duele que gente que no ha doblado la espalda en su vida, que vive del cuento y trabaja menos que Paquirrín utilice esa arma política para captar votos. Desde la altura el horizonte se otea de color de rosa, pero en las catacumbas rige la oscuridad. Ojalá me equivoque, pero no creo que las gaviotas vuelen sobre el nido del empleo o, quizás sí, pero sólo nos dejen las migajas de sus picos.

Otro detalle que me ha asombrado es la siguiente frase del candidato popular que ustedes juzgarán por sí solos: “Tengo entre mis colaboradoras a mujeres que llevan su casa”. Para mi que le ha faltado añadir: “que llevan a su casa sacos de billetes” verbigracia Cospedal o Aguirre que son el auténtico paradigma de mujeres humildes y luchadoras. Hablando de billetes, Rubalcaba ha entrado en bucle con las prestaciones por desempleo, convencido de que el PP las bajará. Es cierto que eso sería la puntilla para muchos, pero creo que la gran mayoría está más preocupada por encontrar trabajo y la reactivación de la economía que por engrosar la empresa más grande de España llamada INEM, que tanto ha incentivado el PSOE. 

En fin, ya no sé si votar el 20-N o el 15-M, si soñar con un debate final entre nuestros auténticos gobernantes, Sarkozy y Merkules, en vez de seguir perdiendo el tiempo viendo a estos dos zampabollos que han aumentado mi indignación y apatía hacia esta política de barra de bar (que me perdonen los dipsómanos). Me tendría que haber quedado con Marca TV que estaba retrasmitiendo un auténtico 'debate' entre Pacquiao y Coto, un cara a cara sin contemplaciones pero con respeto. Para colmo (si es mentira que baje Dios y lo vea) mientras veía a los dos prendas en ese plató propio del doctor Spock, me estaba comiendo un yogur griego. Si es que no tengo remedio, ahora me tendré que hartar de bifidus activo para eliminar tantos activos tóxicos en mi cuerpo...o depurarme con una buena pechá de 'papasconchokos'.

No quiero finalizar de modo tan tremendista porque como dice mi paisano Antero Villar: “Es tiempo de ser optimistas porque el año que viene estaremos peor”.


P. D.: Esta letra de José Prada que canta El Cabrero entra a compás en tiempos de campaña. Disfrútenla. http://www.youtube.com/watch?v=OVdLzMr8RgU

17 comentarios:

  1. Bajo mi punto de vista.. lo único que nos queda, es darle un voto de de esperanza a Rajoy, ya que con los que estamos actualmente vamos cuesta abajo y sin frenos...
    "En realidad da igual el partido, lo importante es que pongan solución a esto"

    ResponderEliminar
  2. Me parece genial. Te vas superando, aunque me quedo sin duda con la letra de José Prada cantada por El cabrero, ese gran personaje. un beso anda.

    ResponderEliminar
  3. Es un punto de vista muy respetable, Gloria, porque es difícil que esto no mejore. Aunque nunca se sabe porque como dijo Murphy: "Todo puede empeorar". Estoy de acuerdo contigo que lo importante es que esto se vaya solucionando, aunque hay precedentes para que no me fíe de ninguno. Hoy he visto una viñeta muy buena en el que un payo le preguntaba a patriarca: - ¿Usted cree que a partir de las elecciones empezará a solucionarse la crisis?. Y el gitano responde: -¡Hombre, pá los que salgan elegíos claro que si!
    Un besazo artista. Ole las bailaoras con embrujo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Berta, es un honor que una pluma como la tuya alabe mi escritura. Sabía que lo de El Cabrero te iba a gustar, si es que tú con las cabras siempre te llevaste bien... Un beso y échale papas en el periódico.

    ResponderEliminar
  5. La clase o casta política de este país es, quizá, el gremio donde se juntan los peores males y lo que es peor, negligencias de la sociedad.
    Y lo más grave es que todos las padecemos, porque, al parecer, un político es el que debe mandar...
    Paco de Lucía manda en la guitarra, pero si no lo hace él ahí están Vicente, Gerardo, Tomate...ninguno manco.
    Rafa Nadal manda en el tenis, ahora Djokovic, si no es Federer...ninguno manco.
    Pues bien, aquí da igual la ideología, porque sea lo que sea da la impresión de que siempre estaremos gobernados por los más ineptos para el asunto. Digo yo que podría haber un mínimo exigible para el poder...digo yo...

    ResponderEliminar
  6. Muy cierto, amigo Pablo. Parece que en la política todo vale, es un saco en el que todos entran hasta los más inútiles. En la antigua Grecia los gobernantes eran una eminencia, los mejores preparados, los más cultos. Hoy en día se invierten esos valores y nos ponemos en manos de ineptos y mediocres. Menos mal que poco a poco creo que vamos despertando porque ningún se merece un sueldo que le pagamos todos. Y por no hablar de lo que ha costado el debate. Un abrazo maestro de la sonanta.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que los indignados (yo me incluyo entre ellos) estamos equivocados cuando pedimos soluciones o las exigimos. Si nos fijamos, absolutamente todos los programas resuelven la crisis. ¿Que ocurre? Pues que hay un virus en moncloa o por ahí que los hace irrealizables(los programas políticos, claro). Cualquier lucha ciudadana, cualquier reforma de la constitución debería pasar por ahí por hacer cumplir los programas. Si el que gana lleva un programa irrealizable o que no resuelve el problema...cesado con deshonor e inhabilitado de por vida(a los ciudadanos no se los engaña, carajo¡¡¡) y quizá, siendo aun más utópico, devolver el dinero gastado en nóminas que no han servido para reducir el paro...en conciencia, tendríamos una clase política preparada y responsable, ¿qué? ¿que no?

    ResponderEliminar
  8. Muy cierto, Jerfer (por cierto, no sé quién eres jeje). Los políticos deberían pagar sus errores como cualquier otro ciudadano. Tú la cagas en una empresa varias veces y te acaban echando o si es tuya propia acabas en la ruina. Lo que no puede ser es que jueguen con las cuentas públicas y tomen decisiones equivocadas y luego lo paguemos entre todos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen artículo, Antonio. Qué pena que gente que escriben como tú estén engrosando la lista del paro y que cuatro pepinicos con faltas de ortografía estén en gabinetes mafio-políticos dorando píldoras. En España, por desgracia, no funciona lo de la selección natural de Darwin, yo diría que funciona la selección antinatural. Aquí no mandan los leones, sino las hienas, mandan los que dan mejor la "puñalá trapera" y los que zancadillean mejor; mandan los córvidos, chacales y buitres. Voy a proponer de quitar los leones de las cortes, animales nobles, y poner dos buitres leonados, esos del pescuezo pelado, creo que irían más de acuerdo con la catadura moral de muchos de los que habitan ese santo palacio.

    ResponderEliminar
  10. Lo de los gabinetes es normal (o mejor dicho, se han normalizado) que todos metan a periodistas afines. Los buitres quedarían de lujo en el Congreso, aunque ya hay muchos dentro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Pedazo de articulo, que ínutiles los de la Voz y el Diario, tu me entiendes, grande lo de Plutón yo se de uno que va a volver jajaj, un abrazo y sigue así.

    ResponderEliminar
  12. Cuentan que hace años el padre de Manuel Chaves hablaba con un amigo de sus propios hijos. Los elogiaba y al llegar a Manuel vino a decir: de éste no se qué va a ser. Pues fíjese, el tonto de la casa ha presidido Andalucía y ahora vicepreside a España. Así nos va!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Carlos. Se puede estar trabajando en el desempleo, pero el tintero nunca se seca. Un abrazo grande y espero escuchar pronto tu cante malo y el gran eco de tu gitana.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué bueno, Andrés! Pero están para subirnos la moral porque cuando escuchas a muchos políticos, puedes llegar a pensar que eres una eminencia, ahora que el bajón viene cuando comparas su cartera con la tuya. Aunque en la vida no es todo dinero y hay cosas que están por encima de eso. Ya sabes la letra del maestro Morente: "Yo soy pobre y no me bajo/ a ningún charco a beber,/ agua turbia no la bebo/ aunque me muera de sed". Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Veo que utilizaste la referencia de los piratas del Pop. Canciones de amor desafinadas. Ese parece nuestro porvenir político. "Te llaman porvenir, porque no vienes nunca", que decía el poeta Ángel González. Cada vez quedan menos ángeles a pie de calle. Una pena.

    ResponderEliminar
  16. Sabía que te iba a gustar lo de Los Piratas. Muy buena tu reflexión. El porvenir mejor que no venga por ahora. Mejoras incluso tu escritura en tierras asiáticas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Reproduzco con mi cuenta el comentario que me ha mandado por correo mi paisano Antero Villar:

    Sigo sin poder escribir comentario alguno en tu blog.
    El estado del malgastar nos ha llevado adonde ahora estamos. El estado del bienestar era ficticio.
    Recuerdo el Auxilio Social de mis tiempos, tan lamentable. Ahora... ahora escasean los alimentos ante tanta demanda en las organizaciones que de forma altruista dan de comer a los necesitados. Algunos de ellos ya han echado el cierre.
    Me gustaría ser más optimista pero ahí estamos.
    Aunque nunca creo que llegaremos a cantar aquél fandango que recuerdo de mi niñez:
    Qué ganitas tengo mare/ que se ponga el pan barato/ pa que mi barriguita/ ya no pase malos ratos.
    Muchas gracias por tu mención en tu blog. Me ha gustado mucho.Un abrazo.

    ResponderEliminar