miércoles, 3 de agosto de 2011

El mundo de los Sanchos

El materialismo, la avaricia y el maquiavelismo dominan cada vez más nuestra sociedad en detrimento del honor y la solidaridad. Los valores quijotescos basados en la lucha por unos ideales y en la pasión por lo que uno ama están dando paso al mundo de los Sanchos en el que cada uno mira su ombligo y “al carajo” los demás. Me desalienta ver cómo la gente se parece siempre más más al personaje gordito de la gran novela de Cervantes. 

                                      Los 'quijotes' están de capa caída

La promesa de la ínsula es el impulso que mueve a muchos a seguir viviendo como el entrañable y perezoso Sancho.Los molinos soplan con el viento a favor del dinero y siempre en contra de los valores humanos. Prefiero siempre una locura mesurada que una avaricia materialista, pero desgraciadamente cada vez quedan menos quijotes. Aunque no es una situación nueva porque en la época del “manco de Lepanto” también ocurría esto porque como dice la sabia letra flamenca: “cambian los tiempos y no cambian las personas”.

2 comentarios:

  1. Querido Antonio, intentaré poner un tono esperanzador a tu pesimista entrada. Nunca ha habido tantas personas, integrantes de ONGs, afiliados a sindicatos, asociaciones de todo tipo, movimientos reivindicativos, ecologistas y otro sin fin de grupos y colectivos con un denominador común, el apoyo mutuo y la solidaridad, como en estos días que corren. Si bien es cierto que es más fácil ser "sanchista" y que los quijotes son "raras avis", por los anchos caminos de la vida y en las ágoras del tiempo, se reúnen cada vez más seres preocupados por el interés colectivo.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, aunque muchas asociaciones como los sindicatos no tienen un fin quijotesco sino más bien sanchista. Lo más quijotesco que he visto últimamente es el movimiento 15M que lucha contra el gran molino de este mundo capitalista que nos subyuga y aumenta cada vez más las diferencias de clases. Un abrazo.

    ResponderEliminar