viernes, 20 de mayo de 2011

"Estamos sin casa, sin trabajo, sin futuro pero no tenemos miedo"

Antonio Alcántara / La Voz de Almería
La protesta social que sacude España deja sentir su eco también en Almería. Los manifestantes acampados en la Plaza del Educador no desisten, la convicción es fuerte para reivindicar una sociedad más igualitaria. Los concentrados en la céntrica plaza almeriense seguirán acampando hasta el domingo y mantienen vivo el Movimiento 15M en Almería. Esta tarde a las siete está prevista una sentada porque “no podemos estar quietos ante la situación económica y política”.  Los acampados realizan concentraciones cada día a las ocho de la tarde y crece el número de personas que acuden a expresar su indignación por vivir en la “sociedad del malestar” como expresan sus camisetas. En la concentración de ayer el profesor de  Derecho Financiero y Tributario de la UAL, Miguel Ángel Luque, impartió una charla sobre la ‘Indignación y reacción ante las mentiras de la crisis económica’. En torno a unas doscientas personas asistieron ayer a una nueva concentración para pedir una sociedad más igualitaria.

La Voz de Almería vivió durante buena parte de la madrugada del miércoles la acampada en la que una decena de manifestantes durmieron al raso en la conocida como la Plaza de la Leche. Reciben comida de personas que se solidarizan con la protesta, charlan sentados en los bancos sobre los “corruptos” bancos, sueñan con un futuro mejor, escriben mensajes en los cartones pidiendo ser mileuristas, cenan bocatas aliñados con esperanza y beben Fanta a palo seco. “Aquí no hay ni una pizca de alcohol, si ya nos llaman antisistema y de todo imagínate si nos ven también haciendo botellón”, reconoce Luis Díaz.



Están convencidos de que esta sociedad es injusta y se muestran orgullosos de que el estado de muchos jóvenes que estaban en ebullición haya explotado aunque siempre con la paz por bandera. “Yo llevaba mucho tiempo esperando una cosa así para desmentir que la sociedad española es tibia, quiero que esto llegue a más y estoy convencido ”, reconoce este  estudiante de Geografía e Historia.Las perspectivas de futuro están llenas de nubarrones para estos jóvenes que serán los primeros en muchos años en tener una calidad de vida peor que la de sus padres. “Tenemos una formación de la más amplia en los últimos años y estamos sin casa, sin trabajo, sin futuro pero tampoco tenemos miedo”, comenta Rubén Romero, estudiante de Derecho.

Los que tienen trabajo sienten la amenaza del finiquito, con la mosca del despido que sobrevuela detrás de la oreja. “Sé que en un momento va a llegar la hora del despido porque a mi jefe le salgo muy cara con respecto le puede salir otra gente y me puede despedir cuando quiera y de la forma que la reforma laboral ha permitido que sea”, manifiesta con resignación Beatriz. Esta joven profesora asegura que “ahora cuando te quedas sin trabajo, si tienes la suerte de encontrar otro no es para avanzar, sino que retrocedes”.
Este movimiento espontáneo no cesa y sigue elevando su voz por una democracia “auténtica”.

4 comentarios:

  1. Me alegro de llegar hasta aquí de la mano de tu padre.
    No me hago una idea de qué supondrán estas concentraciones del 15M. ¿Alguien puede aventurar algo? He vuelto a releer sobre el llamado Mayo francés, he remirado fotos de entonces... Aquello supuso la última gran revolución de occidente -la llamada revolución sexual-, pero en la política y en el fondo del llamado sistema se siguió oyendo el mismo runrún.

    ResponderEliminar
  2. No sé en qué acabará, pero he estado en las manifestaciones y da gusto ver cómo una sociedad que parecía aletargada ante tanto escándalo ha reaccionado y salido de esa tibieza. Por lo menos, los colores se le están sacando a los políticos y banqueros que deberían hacer más política y menos politiqueo barato. Un abrazo, Antonio José.

    ResponderEliminar
  3. Esto es algo histórico, Juan. Muchos se están sonrojando ante tal capacidad de levantamiento y civismo. Un abrazo.

    ResponderEliminar