sábado, 21 de mayo de 2011

500 'indignados' claman por un futuro mejor

Antonio Alcántara / La Voz de Almería
Más de quinientas personas se concentraron ayer en la Plaza del Educador de Almería para pedir una sociedad más igualitaria y un futuro mejor. Los manifestantes hicieron una ‘cacerolada’ como señal de protesta en el día con más afluencia de gente desde que comenzara la movilización almeriense el pasado lunes. Cacerolas, campanas, ollas, tapaderas, tambores rocieros y timbales sirvieron para hacer ruido y simbolizar una protesta que llevaba mucho tiempo cociéndose a fuego lento en el interior de muchas personas y ya ha llegado al punto de ebullición.

La tímida lluvia que cayó justo minutos antes de la convocatoria no fue óbice para frenar la presencia en la plaza de estas personas que tenían claro que estaban ante un momento histórico y querían expresar su sentimiento de hastío ante un sistema económico y político que les da la espalda.

                                                                Foto: Juan Sánchez

La mayoría de los asistentes eran jóvenes que reclamaban una sociedad mejor y apta para crecer de forma profesional. El joven estudiante Juan Luis Berenguel pedía a los políticos que “ejerzan de verdad y hagan algo por el pueblo”. Aunque en la concentración había también ‘indignados seniors’ que alzaron su voz para luchar contra una “sociedad injusta y llena de mentiras”. Hasta niños pequeños asistieron con sus padres a la manifestación. Uno de ellos con apenas un año portaba una pancarta que rezaba: ‘Quiero un futuro mejor’. El jovencísimo manifestante provocó una euforia colectiva de toda la plaza que comenzó a cantar el mensaje de su cartel. En esta versión almeriense de la ‘Spanish revolution’ el sentimiento de indignación se aderezó con felicidad. Las miradas irradiaban ilusión de ver una gran muchedumbre unida por una misma causa: soñar con un futuro mejor.

Los concentrados celebraron una asamblea donde acordaron acudir hoy también a la ya conocida como ‘Plaza de la Indignación’, pero no mostrarán ninguna pancarta ni harán cánticos respetando así la jornada de reflexión electoral. La protesta fue la más multitudinaria y a ella acudieron muchos jóvenes que buscan esclarecer su futuro, pero también personas de todas las edades que clamaron contra las “mentiras del sistema económico y político”. Luis Díaz y Juan Gómez arengaron al público y pidieron a la multitud que respete hoy la jornada de reflexión sin cánticos o pancartas políticas. La paz reinó en todo momento en la Plaza del Educador, una buena sintonía entre todos los asistentes que sólo sueñan con poder llevar a cabo sus proyectos de futuro en una sociedad más igualitaria y no seguir “sin casa y sin curro”.

2 comentarios:

  1. Hola Antonio
    Espero con ansiedad casi, que todo este movimiento ilusionado e ilusionante cuaje en todos los rincones de la gente joven y menos joven.
    Rafael

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas Rafael, yo también espero que esto cristalice en la sociedad para que no sigamos siendo una marioneta de ese ente tan abstracto que llaman 'mercados' y con el que unos pocos concretos se están llevando los jurdeles. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar